UPA moviliza a la sociedad española para acabar con los abusos en los precios y márgenes de la cadena alimentaria

Súmate a la campaña de UPA

Descarga el cartel oficial de la CampañaLa Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA) va a movilizar a la sociedad española durante los próximos meses para acabar, de una vez por todas, con la situación injusta y perjudicial para todos de los mercados agroalimentarios, con precios cada vez más bajos para los productores y subidas imparables para los consumidores.

Una situación anormal e inexplicable, que se ha convertido ya en un grave problema estructural para la economía y la sociedad españolas, y que exige, por tanto, voluntad política por parte de los poderes públicos responsables de ordenar el sistema económico; junto a la firmeza de los actores que operamos en los mercados, en nuestro caso los agricultores y ganaderos que estamos en el origen de la cadena alimentaria.

El objetivo está muy claro: acabar con los abusos a los productores y a los consumidores, que somos todos.

Estamos hartos. Este problema tiene solución

UPA viene denunciando, desde hace años, el comportamiento irregular de los mercados agroalimentarios en España.

Lo denunciamos porque estamos hartos de ver como aumenta la concentración de la demanda en origen: tres grandes grupos de la distribución -Carrefour, Mercadona y Eroski- tienen una cuota de mercado por facturación del 49,5%, frente a alrededor de 900.000 agricultores y cerca de 4.000 entidades asociativas agrarias; generando un desequilibrio de fuerzas en la cadena con consecuencias negativas y directas para todos.

Nuestros productos pierden cada vez más valor, mientras que los consumidores pagan cada vez más. Sólo cabe una explicación: el aumento abusivo de los márgenes comerciales. Y estamos convencidos de que el problema tiene solución.

¿Qué proponemos?

Los pequeños agricultores y ganaderos españoles, que somos mayoría en el sector, operamos en múltiples mercados nacionales e internacionales con nuestros productos. Conocemos y respetamos las reglas de juego del mercado. No pedimos imposibles, pero no queremos trampas. Ni nos resignamos a dar por buenas prácticas claramente irregulares, abusivas y distorsionadoras de una competencia real y transparente. Nuestras propuestas de actuación urgente se concretan en:

  • En primer lugar, otorgar formalmente, por parte del Estado, un tratamiento de sectores estratégicos a la agricultura y la ganadería. Ello permitirá actuar con mayor firmeza y margen de maniobra tanto en la política nacional como en la Unión Europea. Exigimos, en definitiva, más PAC, más política, más gestión.  

  • Volvemos a reclamar una ley urgente de márgenes comerciales a lo largo de la cadena alimentaria. Otros países europeos lo han hecho y no resulta incompatible con la libertad de mercado. El mismo debate se vivió hace unos años con los plazos de pago a la industria alimentaria y al final se reguló. Exigimos una normativa clara y eficaz para acabar con los abusos.

  • Impulsar la implantación de códigos de buenas prácticas comerciales que auto-regulen las relaciones entre los otros eslabones de la cadena, desde origen y destino, con el reconocimiento explícito de las prácticas comerciales correctas y justas, condicionando cualquier apoyo público a su cumplimiento por parte de las empresas.

  • Adaptar la normativa referente a las relaciones contractuales (interprofesiones o contratos homologados) para garantizar la adquisición de productos alimentarios a los agricultores y ganaderos en los que se cubran, como mínimo, los costes de producción.

  • En el caso concreto de los sectores ganaderos, los más afectados por la crisis, exigimos la puesta en marcha urgente de un plan de choque y de reestructuración integral de la ganadería, que incluya:

    • Compensaciones sociales a los ganaderos que se están viendo obligados a abandonar.

    • Si el modelo futuro es la integración del sector ganadero, se debe apoyar el modelo cooperativo de integración que respete los códigos de buenas prácticas comerciales.

    • Identificación al consumidor de las canales y piezas nacionales de carne. Es preciso combatir la reducción de consumos en determinadas carnes, derivadas de importaciones que no responden a las expectativas del consumidor, como está ocurriendo de forma especial con el consumo de cordero.

    • Campañas de promoción del consumo.

    • Plan de apoyo a la ganadería extensiva.

    • Ayuda directa en función de los kilos de pienso consumido por explotación.

    • Incremento del IVA de compensación de la ganadería en 1,5 puntos

    • Puesta en marcha de medidas fiscales, que adecuen la tributación a la caída real de renta.

Inicio Qué proponemos Súmate Infórmate